Hernia inguinal

Una hernia es una protrusión de un órgano a través de un orificio en la pared muscular de la cavidad que lo rodea. En la hernia inguinal pueden salir estructuras de la cavidad abdominal a través del suelo inguinal conservando la integridad de la piel y del peritoneo que constituye el saco herniario. Todas las hernias inguinales se deben de reparar quirúrgicamente salvo rarísimas excepciones y constituye una de las intervenciones más frecuentes en el mundo occidental.

Las reparaciones clásicas utilizando los propios tejidos del paciente se acompañaban de una cifra no desdeñable de recidivas. La utilización de material protésico en su reparación ha mejorado los índices de curación.

La vía más frecuente para su reparación es la anterior en la que mediante cirugía abierta se coloca la prótesis en posición anterior al defecto de la pared abdominal.

Pero la prótesis se puede colocar en el espacio posterior al defecto y para ello se puede utilizar la vía laparoscópica.

En este vídeo se presenta la reparación laparoscópica de una hernia inguinal indirecta derecha por vía transabdominal preperitoneal (TAPP).

Las indicaciones para esta intervención son la presencia de hernia inguinal unilateral recidivada,hernia inguinal bilateral primaria o recidivada y la hernia crural multirecidivada. También se puede considerar en pacientes laboralmente activos que requieren una incorporación temprana a su trabajo.

Eventraciones de la pared abdominal

Las eventraciones son soluciones de continuidad de la pared anterolateral del abdomen. Se producen hasta en una quinta parte de las laparotomías y suelen aparecer tras la aparición de complicaciones locales en la cirugía original como seromas, abscesos, hematomas o generales tales como inmunodepresión, desnutrición o accesos de tos. Tienen una gran tendencia a la recidiva. Se deben corregir ya que con el transcurso del tiempo aumentan de volumen produciendo más molestias y pueden sufrir estrangulación de las vísceras herniadas.

Con la realizacion de eventroplastias mediante el uso de materiales protésicos se ha conseguido disminuir el porcentaje de recidivas de su reparación y el uso de la laparoscopia permite realizar dicha reparación con la colocación de la prótesis en posición intraabdominal y con un postoperatorio más confortable.