Esófago corto y reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico de larga evolución produce inflamaciones persistentes en el esófago que pueden ocasionar la aparición de cambios en el epitelio esofágico de carácter precanceroso (esófago de Barret). Por otra parte los procesos de reparación y cicatrización de las esofagitis de repetición pueden desencadenar una retracción de las paredes del esófago causando un esófago corto.

La presencia del esófago corto es uno de los factores principales que ocasionan recidivas tras realizar una intervención para corrección de la hernia de hiato. En el esófago corto la unión gastroesofágica si sitúa por encima del hiato esofágico. Es vital conseguir la presencia de una longitud de 2 cm de esófago distal en el interior del abdomen para poder realizar una reparación satisfactoria y con garantías de éxito. Para ello se debe realizar una gastroplastia del tipo de la intervención de Collis-Nissen que mostramos en este vídeo.