Gastrectomía vertical con plastia de epiplón

La gastrectomía vertical es una técnica restrictiva muy efectiva para el tratamiento de la obsidad mórbida. Es la más novedosa de las técnicas restrictivas y muy popular entre los cirujanos bariátricos estando en auge y expansión contínua.

Es la primera parte del cruce duodenal y consiste en la extirpación del 80% del estómago dejando una pequeña parte en forma de tubo a expensas de la curvadura menor. La magnitud de la resección es variable entre los diferentes grupos quirúrgicos que la realizan, dependiendo sobre todo del inicio distal de la gastrectomía y de la separación de la gastrectomía de la curvadura menor.

Para ser verdaderamente efectiva y conseguir una pérdida de peso importante y sobre todo persistente, la gastrectomía se debe de iniciar próxima al píloro y siguiendo una dirección paralela a la curvadura menor gástrica utilizando una sonda de 12 mm de diámetro como tutor, termina a nivel del ángulo de His extirpando por completo el fundus gástrico. La capacidad del tubo gástrico resultante es de 50-60 ml.

Para minimizar la incidencia de complicaciones realizábamos desde siempre una sutura invaginante de la línea de sección gástrica. En la actualidad realizamos una modificación de esta sutura englobando en los puntos el epiplón mayor además de cara posterior y anterior gástrica. Con ello, además de invaginar la línea de sección con las grapas, se consigue un parche o plastia de epiplón con lo que se disminuye la incidencia de fístulas. Tiene además otro efecto beneficioso que es la estabilización de la neocurvadura mayor y el tubo gástrico evitando angulaciones y malposiciones en forma de tirabuzón con lo que el vaciamiento es mejor.

En los dos vídeos siguientes se muestra la realización de la gastrectomía vertical y la sutura con el parche de epiplón.