Diabetes y Cirugía

La experiencia obtenida con la realización de gastrectomía que hace 40-50 años era frecuente como tratamiento de la úlcera péptica, mostraba que los pacientes diabéticos además de solucionar su problema ulceroso, también mejoraban el control de su diabetes. A este hecho no se le dio valor hasta la llegada y desarrollo de la cirugía de la Obesidad Mórbida. Se comprobó que además del control de la obesidad se obtenía una resolución de la diabetes en un altísimo porcentaje y que además, esta resolución se conseguía mucho antes de la pérdida de peso por lo que no era achacable en exclusiva a ese factor. Las técnicas más efectivas en el control de la diabetes eran aquellas en las que se alteraba el tránsito intestinal.

Con estas experiencias se han realizado muchos estudios que en resumen evidencian que existen cambios hormonales en la alteración del tránsito digestivo que tienen una influencia capital en la evolución de la diabetes. Al eliminar el paso de los alimentos por el duodeno y yeyuno proximal, disminuye la producción de antiincretinas que son responsables del aumento de la resistencia a la insulina. Por otra parte, la derivación de la comida y su llegada más temprana al intestino distal provoca que se liberen incretinas, hormonas que disminuyen la resistencia a la insulina en los tejidos, protege y estimula la proliferación de las células beta pancreáticas y con ello la producción de insulina. Además, en el fundus del estómago se produce otra hormona, la grelina, que también tiene influencia en la diabetes inhibiendo la secreción de insulina y en el apetito, por lo que al extirpar esa región se consigue además de una restricción y disminución del consumo de calorías, un descenso radical de los niveles de grelina.

Pero no tienen por qué beneficiarse de la cirugía solamente los diabéticos obesos mórbidos. Los pacientes diabéticos con normopeso y sobrepeso también se pueden beneficiar de estos hallazgos y ofrecerles una técnica que recogiendo todas las características antes citadas no produzca una pérdida excesiva de peso. La gastrectomía vertical con sección duodenal y duodenoyeyunostomía reúne todos estos criterios. Los pacientes que se pueden beneficiar son aquellos con diabetes tipo 2 de menos de 10 años de evolución, sin lesiones vasculares importantes crónicas y con niveles de Péptido C adecuados.

Esta entrada fue publicada en Cirugía de la Obesidad, Cirugía Laparoscópica, Cirugía Metabólica y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Diabetes y Cirugía

  1. Pingback: Día Mundial de la Diabetes | Rafael Bou