Técnica

La operación se hace hoy en el 100% de los casos por vía laparoscópica y se compone de dos partes:
I. Gastrectomía Tubular. La parte restrictiva:
Se reseca el 80-85% del estómago a expensas de la curvadura mayor, dejando la parte interna del estómago, en forma de un tubo (por eso se llama Gastrectomía Tubular o en “manga” o Tubo gástrico), con una capacidad de 50-60 cc. Se preserva el píloro, la válvula que regula el vaciado gástrico. Para cortar el estómago se utilizan grapadoras lineales, que colocan 3 filas de grapas en cada lado al tiempo que cortan el tejido. Para evitar el sangrado y prevenir fugas se realiza además una sutura que invagina las grapas. El estómago resecado se quita del paciente. No es recuperable. Pero el estómago no es una víscera esencial para el hombre y se puede vivir casi normalmente sin estómago.
II. Bypass Bilio-pancreático. La parte malabsortiva:
Se identifica el ciego. Se mide todo el intestino delgado empezando desde el ciego. Se corta en el punto medio, a 300 cm. de la válvula ileo-cecal con grapadora lineal.
La parte cortada y más proximal del ileon (intestino distal) se empalma con el duodeno que está junto al píloro. Ésta parte se llama ahora AL (Asa Digestiva o Alimentaria).
El término Cruce Duodenal viene de cambiar o “cruzar el duodeno” distal por el íleon como lugar de continuación del paso de la comida.
El resto del duodeno y la mitad proximal del intestino delgado se llaman ABP (Asa Bilio-Pancreática) y se empalma al ileon terminal a 100 cm. la válvula ileocecal. Desde esta anastomosis hasta el ciego se llama, ahora, AC (Asa Común).
El AL digiere azúcares y proteínas pero la digestión total se hace en el AC que es donde la comida se une a los jugos digestivos (bilis, enzimas pancreáticos e intestinales). Pero esta parte del intestino será demasiado corta para absorber toda la grasa ingerida.


Los comentarios están cerrados.