Riesgos y complicaciones

La mayoría de los pacientes no tienen problemas con la operación, pero toda operación tiene riesgos. Los pacientes obesos por su misma enfermedad y otras acompañantes (diabetes, hipertensión, apnea, coronariopatías, etc.) tiene más riesgos en las operaciones que las personas normales.
La mortalidad de la cirugía de la obesidad es del 1%, pero es menor que la que sufren los pacientes con obesidad mórbida en lista de espera para ser operados. Nuestra mortalidad es de 0.55% y no ha habido mortalidad en los últimos 350 pacientes

COMPLICACIONES POSTOPERATORIAS

  • Escapes o fugas. Un escape es una perforación, un agujero, del estómago o del intestino en cualquier lugar que haya suturas o grapas. Todos estos puntos se prueban durante la operación inyectando un líquido teñido de azul, el azul de metileno. Ningún paciente sale de quirófano con una fuga porque la prueba se realiza varias veces antes de terminar la operación. Para detectar fugas después de la operación, damos a diario por boca azul de metileno observando los drenajes y se realiza un estudio radiológico con contraste antes de iniciar la ingesta de líquidos.
  • Trombosis en las piernas. Todos los pacientes tienen un riesgo después de cualquier operación de desarrollar trombos en las venas de las pantorrillas. Y el Obeso Mórbido mucho más. Para evitarla se pide al paciente estar levantado a las 2 horas de la intervención, mover mucho las piernas y se le pone heparina a diario durante 14 días para evitar dichas trombosis. La trombosis, el trombo, si se suelta llega a la circulación pulmonar y produce un cuadro gravísimo que es el embolismo pulmonar. ¡El 50% de las muertes después de cirugía de la obesidad son producidas por éstos émbolos pulmonares!
  • Infección de las heridas o abscesos son raros a no ser que haya una fuga. La laparoscopia disminuye casi totalmente la incidencia de infecciones graves de la herida operatoria.
  • Problemas respiratorios. Los pacientes deben dejar de fumar al menos dos semanas antes de la operación y se les da y enseña el Inspirómetro Incentivo para que hagan ejercicios respiratorios antes de la intervención y para que lo utilicen por al menos 2 semanas después de la intervención cada 10 minutos.
  • Sangrado. Es rara la utilización de sangre en las operaciones de obesidad. En los pacientes que han tenido ya operaciones previas la posibilidad de hemorragias es mayor.

COMPLICACIONES A LARGO PLAZO

  • Diarrea y flatulencia. No es una consecuencia permanente en el CD. Puede precisar medicación para su control.
  • Malnutrición proteica: Hay que ingerir abundantes cantidades de proteínas (no se gana peso por ingerirlas). Hay que controlar la cifra de albúmina en sangre y la aparición de hinchazón de tobillos.
  • Déficit de hierro: 7% de incidencia. Hay que vigilar los niveles de hierro y anemia.
  • Déficit de Calcio: 8% de incidencia. Vigilar niveles de Fosfatasa Alcalina, PTH y Vit. D-25

Las complicaciones a largo plazo pueden derivar de la parte mal-absortiva del procedimiento. Como la grasa no se absorben bien, las vitaminas liposolubles A, D y K deben ser analizadas regularmente. Tomar Multi-vitaminas, Hierro y calcio. Deben ser tomadas de por vida. Hay que comer muchos alimentos con alto valor en proteínas como carne, pescado, huevos, leche y queso.
Los análisis de sangre deben hacerse cada 3 meses el primer año, cada 6 meses el segundo y luego cada año.

Los comentarios están cerrados.